miércoles, 19 de abril de 2017

Cualquier locura siempre es mejor de a dos

Era una noche como cualquier otra, en la misma ciudad, con la misma rutina, la misma gente, nada decía que cambiaría algo en mi vida.

No puedo expresar lo que sentí al verte la primera vez, no me dan las palabras, no las encuentro. Sólo puedo decir que desde ese momento quedaste guardado en mis retinas, en mi mente.

Pensaba en ti a diario. Me preguntaba siempre, no entendía, ¿por que la vida te ponía en mi camino? siendo que yo estaba decidida a seguir recorriendo sola, tranquila.

Aunque al comienzo fue complicado, hoy entiendo, estábamos destinados a enloquecer juntos.
Siempre escuche la frase "cualquier locura siempre es mejor de a dos", y así es.
Quizás somos agua y aceite, no nos parecemos en nada, pero tenemos una cosa en común, estamos locos, y nuestra locura se complementa.

Aún hoy es difícil, nadie nos entiende, a veces, ni nosotros lo hacemos.
Por tantas diferencias tenemos infinitos choques, disgustos, pero cada vez que nos miramos comprendemos que es lo que nos mantiene ahí, firmes..

No podemos vivir el uno sin el otro.
Mas allá de las diferencias, somos tan felices y nos hacemos tan bien.
Nuestras risas imparables y momentos lindos siempre son más!

Sentimos un amor infinito. Y no hay que cambie eso.
Sabemos que toda tormenta es pasajera mientras nuestro amor siga siendo el sol, mientras nos siga iluminando. 

Hoy, podemos decir que encontramos nuestra otra mitad, nuestra media naranja, limón, como quieran llamarlo.
Encontramos esa compañía que tanta falta nos hacia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario