martes, 7 de marzo de 2017

Carta al cielo.

Ya hace un tiempo que no estás aquí conmigo, pero te recuerdo a cada momento.

Dicen que lo primero que uno olvida es la voz, y si, tal vez sea cierto, pero no por completo. Si bien no la recuerdo con claridad, aún puedo oír tus frases, en el tono que las decías. Recuerdo tu risa, que generalmente venia después.

Te lo acepto, no ha sido fácil.

Me costó acostumbrarme a la idea de que ya no te vería día por medio, de que ya no estarías ahí, para cuidarme, abrazarme, pelearme y todo lo que solías hacer.

Deje de pasar por los sitios que solías frecuentar, ir y no verte allí solo sería otra forma de torturarme.
Por un tiempo también deje de sonreír, hasta que una noche me visitaste en mis sueños y me recordaste lo mucho que amabas verme hacerlo.

Te repito, no ha sido fácil…pero por lo menos tengo esa esperanza, que al dormir quizás puedo encontrarme contigo.
Juro, que daría todo para que salieras de mis sueños solo unos días, unas horas, en fin…igual tan solo unos minutos.

No estaba preparada para despedirte, no de esta forma.

Me haces mucha falta. Tengo tantas cosas que contarte, tantos consejos que pedirte.


Te fuiste demasiado pronto. Aun teníamos tantas cosas por vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario