lunes, 20 de marzo de 2017

Al que se hizo llamar "el hombre de mi vida"

Tú, que me viste nacer, que mal o bien ayudaste a mi crianza, que te hiciste llamar “el hombre de mi vida”…donde te encuentras ahora?

Toda la vida llevo buscando una razón, una respuesta que me tranquilice, y hoy al fin la encontré. 

Me culpe por años. Yo era el motivo de tu huida. 
Y no…el motivo estaba en ti, tu cobardía, tu falta de madurez, tu falta de hombría.

Sufrí durante mucho tiempo por tu perdida, para darme cuenta que el único que perdió aquí fuiste tú.
Perdiste a una mujer que te iba a amar por el resto de su vida. 
Decidiste desvincularte de todo, perdiendo eso, lo más valioso, una de las formas de amor más pura.

Hoy, siendo ya una mujer, podría decirte que te agradezco, porque gracias a ti, ahora soy más madura, más valiente. 
Tú me enseñaste lo que no quiero para mí y mis hijos…y eso realmente te lo debo a ti.

Ni mi madre ni yo merecíamos esto. Pero en cierto modo nos hizo bien, porque tampoco merecíamos una persona como tú a nuestro lado.
Tendrías que ver lo mucho que logramos juntas, sin ti, lo poco que te necesitamos para llegar alto.

Quiero que sepas también que no te odio, ni te deseo mal, no te daré el gusto de sentir algo por ti, ni siquiera energías negativas.  
Ya no sentimos nada, eres la persona que me ayudo a nacer, sí, pero no eres un padre, para mí, realmente no significas nada.
Tu te ganaste esto..esta indiferencia. 

Espero que seas feliz, casi tanto como yo lo soy ahora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario