miércoles, 23 de septiembre de 2015

La falta que me haces es inexplicable. Y pensar que prácticamente viví todo lo que va de vida sin ti.
Pero hay algo, que nadie avisa, uno no vive completamente sin una persona hasta que esa persona realmente se marcha.
No me lo voy a perdonar nunca, ese enojo que hacia que no me quisiera acercar a ti, hoy hace que no me quiera acercar a mi.
Es mentira, jamás se supera, solo se aprende a vivir con el dolor.
Solo se aprende a despertar cada día sabiendo que no verás a esa persona, nunca mas.
Se aprende a vivir día a día, sabiendo que al final del  camino esa persona te espera con ese abrazo que tanto necesitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario